lunes, 12 de diciembre de 2016

Estudio PISA 2015




































Un curso más queremos archivar en este blog los informes que con frecuencia se utilizan en el argumentario de medidas educativas necesarias a implementar. A modo de documento de consulta. Es más que evidente, y así lo hemos puesto de manifiesto en este blog, que para estudiar cualquier informe es necesario conocer la filosofía que lo transpasa y sus principales objetivos al hacerse. Ahí queda por si lo necesitamos. 

Competencias evaluadas, contextos, estructura de la prueba y preguntas liberadas

Se trata de un programa de la OCDE que tiene como objetivo contribuir a la evaluación de los conocimientos y competencias de los jóvenes escolarizados de 15 años.

Este programa se centra en tres áreas consideradas troncales: Ciencias (incluyendo Biología, Geología, Física, Química y Tecnología), Matemáticas y Lectura, además de un área de innovación que va cambiando en cada ciclo (en este ciclo se evalúa la competencia en resolución de problemas cooperativos; en PISA 2018, la competencia global en relación con apreciar ideas, perspectivas y valores diferentes, trabajando de forma colaborativa). Evalúa no solo lo que el alumno ha aprendido en el ámbito escolar, sino también lo adquirido por otras vertientes no formales e informales de aprendizaje, fuera del colegio o del instituto. Valora cómo pueden extrapolar su conocimiento, sus destrezas cognitivas y sus actitudes a contextos en principio extraños al propio alumno, pero con los que se tendrá que enfrentar a diario en su propia vida.

Con el fin de recabar información sobre el contexto de los alumnos, por ejemplo su contexto familiar y sus enfoques de aprendizaje, la evaluación PISA distribuye cuestionarios al alumnado y a la dirección del centro, además de otros opcionales para los países como el cuestionario de familias y el cuestionario del profesorado. 

Estos cuestionarios tienen una duración aproximada de 35 minutos. De esta manera, PISA proporciona tres tipos principales de resultados:
Los indicadores básicos, que ofrecen un perfil base de los conocimientos y las destrezas del alumnado.
  • Los indicadores derivados de los cuestionarios, que muestran la relación existente entre dichas destrezas y diversas variables demográficas, sociales, económicas y educativas.
  • Los indicadores de tendencias, que muestran los cambios en los niveles y en la distribución de los resultados, y en las relaciones entre las variables y los resultados del entorno, a nivel sistémico, del alumnado y de los centros.

PISA 2015 ha sido el sexto ciclo de esta evaluación trienal, que comenzó en el año 2000. En ella han participado cerca de 540.000 alumnos de 72 países. España ha participado desde su primera edición en 2000 en todos los ciclos. En 2015, además de la muestra estatal, todas las comunidades autónomas han ampliado su muestra regional para poder recabar datos que sean comparables a nivel internacional.

España también ha participado en 2015 en la evaluación de la competencia Financiera, cuyos resultados se presentarán en mayo de 2017.

Una de las innovaciones de PISA 2015 está en el formato de las pruebas cognitivas y de los cuestionarios de contexto, que ha sido exclusivamente digital. Una parte de las pruebas digitales han sido estáticas, pero otra parte importante han sido dinámicas e interactivas, permitiendo a los alumnos demostrar su capacidad para acometer una investigación guiada, diseñando experimentos (por medio de una simulación digital) e interpretando.

Las pruebas cognitivas se organizan en unidades de evaluación, y estas, en estímulos (es decir, la información que se ofrece como contexto, ya sea textual, gráfica o ambas), preguntas (en relación con esa información o con conocimientos previos o ambos) y, en caso de las preguntas abiertas, guías de codificación (las rúbricas o criterios de evaluación y calificación).

Figura 2: Ejemplo de estímulo y pregunta abierta de PISA 2015


Para asegurar la comparabilidad longitudinal, se reserva un 50% de preguntas de anclaje, es decir, ya utilizadas en anteriores ediciones de PISA. Estas son las que indican los cambios que se miden en el rendimiento de la población estudiantil a lo largo del tiempo.

En total en Ciencias, se han utilizado 184 preguntas, organizadas dentro de unidades de evaluación, que representan unas seis horas de examen. De ellas, 85 son preguntas de anclaje y 99 son nuevas. Cada alumno hizo una fracción de ese número de preguntas, que se distribuyeron en pruebas diferentes de dos horas, incluyendo ciencias, lectura y matemáticas. No todos los alumnos, pues, hicieron la misma prueba. Pero todos dedicaron al menos una hora a las Ciencias en su prueba, es decir, unas 30 preguntas.


Para más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada