viernes, 31 de julio de 2015

20 escenas que invitan a la reflexión sobre cómo los smartphones nos influyen en la vida


1

1 de cada 5 personas tiene un teléfono móvil inteligente, según un estudio recogido en Bussiness Insider en el año 2013. Hoy en día, dos años después las estadísticas preveen que esa cifra aumente en 1 de cada 4 personas y que en este 2015 los llamados 'smartphones' estén más presentes en la vid ... Te invitamos a que pinches en este enlace.



(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.



miércoles, 29 de julio de 2015

Democratización digital entre la alfabetización y la brecha digital



Todos estamos de acuerdo que hay un nuevo paradigma comunicacional y educativo en este siglo XXI, pero ¿estamos todos preparados?, ¿estamos todos en el mismo camino, y nivel de avances en el uso de la tecnología?, ¿cómo juega la obsolescencia programada?, ¿cómo juegan los docentes, alumnos, padres, personas comunes ante este cambio que avanza por momentos descontrolado? 

A mi juicio, las nuevas formas de aprendizaje con las Nuevas Tecnologías deben ayudar a desentrañar, dilucidar algunas de las variables imprescindibles de enlaces del mundo actual con el aprendizaje educativo para sobrevivir como humanos pensantes que somos; porque el mundo está cada vez despersonalizado por darle más valor a las herramientas tecnologías que a la propia humanidad y se está perdiendo uno de los valores fundamental de la educación, la socialización primaria, el contacto con el otro.

martes, 28 de julio de 2015

Las redes sociales tienen cara. Los "community managers" de grandes firmas


Los rostros de los ‘community managers’ permanecen ocultos mientras en Internet agitan el perfil de sus marcas para enganchar a miles de seguidores. "El País" habló con 9 de ellos y nos dejó este reportaje. Apto para "educadores".

a
Sonia Luna, Anabel Santos y Alejandra Cortés llevan prendas y accesorios de Mango, Poiray, Adolfo Domínguez, Eleonora Amadei, Jimmy Choo, Daniel Espinosa, Michael Kors y Aristocrazy.
Foto: Félix Valiente
A todos ellos les obsesiona la palabra «monitorización». En su jerga tecnológica, este término clave designa una compleja tarea que mezcla comunicación, marketing y gestión social. O, lo que es lo mismo, escuchar al cliente, controlar la imagen de la marca y canalizar la comunicación en la dirección adecuada a través de las redes sociales. Su labor, la de conseguir que cada visita se convierta en un like o en un seguimiento fiel, no está al alcance de cualquiera que tenga cuentas personales. En una época en la que el poder está en el móvil de los usuarios, los community managers se convierten en el alma social de las compañías en Facebook, Twitter, Instagram y demás redes. El perfil, cada vez más femenino, responde a currículos universitarios con maestría y a la capacidad de llevar a cuestas, días laborales o vacaciones de verano, teléfonos inteligentes, tabletas y más de una batería portátil. La entrega permanente las 24 horas del día todo el año es imprescindible para no dejar con el tuit en la boca a los seguidores. Si antes el objetivo era conquistar la tendencia del momento, ahora se trata de crear una buena reputación digital, reforzada con refinadas herramientas de comunicación llamadas decálogos, protocolos de crisis, estrategias o procedimientos. Se trata de no alimentar los improperios de los trolls y de cargarse de una artillería de respuestas ágiles y elaboradas para alcanzar el objetivo: hacer comunidad con el cliente.