sábado, 3 de diciembre de 2016

Niños sirios dando clase en los graneros






Los niños sirios, obligados a recibir clases en graneros. Más de cinco mil escuelas han sido destruidas en Siria debido a los bombardeos durante estos cinco años de guerra. Sin casi ni un colegio en pie, los profesores se ven obligados a dar sus clases en silos convertidos en escuelas improvisadas en áreas controladas por el gobierno. Ante la ausencia de material, muchos pequeños tienen que sentarse en piedras y escribir sobre el suelo a modo de pupitre. 

Más de la mitad de todos los ataques a escuelas en el mundo durante estos cinco años se han producido en Siria, según un análisis de Save the Children, agravando la crisis humanitaria que ha forzado casi a cinco millones de sirios a huir de sus casas hacia campamentos desbordados en países vecinos o hacia Europa. 

Este estudio revela además que las escuelas dentro de Siria han sido bombardeadas indiscriminadamente, destrozadas, tomadas por grupos armados o convertidas en centros de tortura. Los índices de escolarización, que estaban entre los más altos antes del conflicto, han caído drásticamente: solo el 17% de los niños desplazados dentro de Siria va al colegio y en algunas de las áreas más afectadas baja hasta un 6%. Los frecuentes bombardeos obligan a menudo a suspender las clases durante días o semanas, o a desplazarlas a sótanos bajo tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada