lunes, 19 de marzo de 2012

La niños esclavos de la mina del Diablo



León Gieco, compositor argentino, con su canción "A los mineros de Bolivia" pone música a este interesante documental  de la realidad de los niños esclavos en las minas.


En el 2008 un video documental "La mina del Diablo" reveló la situación de menores explotados en las minas.El documental cuenta la historia de Basilio Vargas, un niño de 14 años, y su hermano Bernardino, de 12, mientras trabajan en las minas de Cerro Rico en Potosí (Bolivia). A través de la mirada de los niños, nos metimos en el mundo de los mineros, devotos de la religión católica, que rompen sus ataduras con Dios en cuanto entran en las montañas. Se trata de una antigua creencia que considera que el diablo, representado por centenares de estatuas construidas en los túneles, determina el destino de todos aquellos que trabajan en las minas. Huérfanos de padre asumen las responsabilidades del cabeza de familia y compaginan su trabajo con la asistencia a la escuela. Basilio sabe que la escuela es su única posibilidad de escapar de su destino en la mina.







A Los Mineros de Bolivia

Es el trueno y se desboca
con inimitable fragor.
Cien y mil truenos estallan,
y es profunda su canción.

Son los mineros que llegan,
son los mineros del pueblo,
son los hombres que se encandilan
cuando salen al sol,
y que dominan el trueno.

¡Qué importa, qué importa!
¡Qué importa, qué importa!

Que la metralla los siega
y la dinamita estalla
y sus cuerpos se disfunden
en partículas de horror.

Salen de una caverna
colgada en la montaña.
Son enjambres de topos
que llegan a morir
sin miedo a la metralla.

Morir, tal la palabra
que es norte de sus días;
despedazado, anemizado
lenta agonía en la cueva derrumbada.

¡Qué importa, qué importa!
¡Qué importa, qué importa!

Por la boca del trueno
se oye volar el valor.
Son los mineros de acero,
son el pueblo y su dolor.

Cien y mil truenos estallan,
y es profunda su canción.

(Letra de Che Guevara)

---------------------

Lo más difícil a la hora de realizar el documental "La mina del Diablo" (The Devil's Miner) era encontrar a un muchacho que pudiera llevar a cabo la narración de un documental de larga duración. Después de entrevistar a 10 familias, nos presentaron a Basilio Vargas, un chico que nos cautivó de inmediato con su energía, inteligencia y capacidad narrativa. Tanto Basilo como su hermano menor Bernardino y su hermana Vanesa eran muy naturales ante la cámara. La familia se mostró entusiasmada ante la idea de participar en el proyecto y recibió con mucho calor a todo el personal en su casa.
Filmar dentro de las minas no fue una tarea fácil, ya que existía el peligro que los túneles se derrumbaran, gases tóxicos y las explosiones de dinamita nos causaron una tensión continua.



En los minúsculos túneles de Cerro Rico los directores decidieron utilizar una pequeña cámara digital, ya que algo más grande era imposible de usar.Las lámparas de carburo de los mineros sirvieron como única iluminación. Con sólo algunas de estas lámparas estratégicamente colocadas se podía iluminar una escena. Esas lámparas también servían para detectar gases tóxicos, puesto que si la llama se apagaba de repente, significaba que debíamos abandonar inmediatamente. 

Algunas veces la temperatura cambiaba drásticamente en cuestión de segundos. Cuando llegaba a 40 grados el trabajo se hacía insoportable. La preocupación por los chicos crecía al ver la realidad en la que tenían que existir y los directores intentaron capturar el espíritu de su realidad, pero intentando en todo momento que la seguridad de los niños no sufriera.

Los directores Kief Davidson y Richard Ladkani han colaborado en distintos proyectos desde 1997. Intrigados por la historia cultural de los mineros de Potosí viajaron hasta Bolivia para realizar un trabajo de investigación sobre este tema y comenzaron a elaborar las notas para The Devil's Miner. Para poder llevar a cabo su proyecto tuvieron que recaudar fondos de distintas entidades y empezaron la producción en 2004 trabajando como codirectores y coproductores.

4 comentarios:

  1. Excelente video!!! apenas lo vi ayer como si fuera una pelíclua de domingo, y el resultado es investigar más y más acerca de la situación de esos niños y como poder ayudar. Vi que ya hay organizaciones civiles trabajando en el área, hace falta más trabajo? me dedico a hacer proyectos de desarrollo con grupos rurales, en una ONG en México. Qué me pudieran decir al respecto?.

    ResponderEliminar
  2. Bien muy bien...exelente documental amigos productores...gracias por su contribuhicion y vision a la sobre explotacion minera ....que por medio de estos ejemplares podemos darnos cuenta q tan importante es cuidar y valorar nuestros trabajos en otros lugares....por otro poco y estallo en lagrimas los ultimos minutos del filme en donde Bacilio narra. ....que....o en donde estuviera si tuviera un padre !!..en esta escena rompí en llanto....!!!

    ResponderEliminar
  3. que apoyos económicos tuvo este documental ??
    preciso hacer un trabajo
    respóndanme por favor

    ResponderEliminar
  4. ¿Y qué fue de estos niños después del documental? ¿Dónde están hoy? ¿Qué hacen? ¿El proyecto tuvo algún impacto positivo en sus vidas?

    ResponderEliminar