jueves, 28 de febrero de 2013

Una entrevista crítica con Henry Giroux


Henry Giroux, Revista de Educación GlobalEntrevista extractada de Global Education Magazine a H. Giroux, considerado uno de los elaboradores de la llamada pedagogía crítica. Lo dicho en ella no encierra novedades de las que en algunas de estas paginas hemos hablado con frecuencia. Escucharlas de primera mano nos ayuda a situarlas en sus fuentes originarias. Destacamos la importancia que el neoliberalismo está dando a los canales informales (medios de comunicación) para "educar" en los valores mercantilistas y consumistas. 




José María Barroso Tristán: Está considerado como el padre de la pedagogía crítica. ¿Qué es la pedagogía crítica para usted?

Henry Giroux : En realidad, yo no soy el padre de la pedagogía crítica. Si bien puede haber jugado un papel destacado en su desarrollo, la pedagogía crítica surgió de una larga serie de luchas educativas que se extienden a partir de la obra de Paulo Freire en Brasil para el trabajo en la pedagogía crítica formulada por mí mismo y Roger Simon, David Livingstone, y más tarde Joe Kincheloe en los años 1970 y 1980. Pedagogía Crítica es un movimiento y una lucha constante que tiene lugar en una serie de diferentes formaciones sociales y lugares. Argumentar que  hay tal cosa como "el padre de la pedagogía crítica" devalúa las luchas y las esfuerzos colectivos que se han hecho para desarrollar y construir sobre los archivos diversos que componen la pedagogía crítica en todas sus diferentes formaciones. 
En primer lugar, creo que lo mejor es pensar en la pedagogía crítica como un proyecto en curso en lugar de un conjunto fijo de referencias o conjunto de prácticas prescriptivas-decirlo sin rodeos, no es un método. Una manera de pensar acerca de la pedagogía crítica en estos términos es pensar en ella tanto como una forma de entender la educación como un acto de participar en la formación del mundo en el que vivimos. Pero creo que el mejor lugar para comenzar a responder esta pregunta es reconocer la distinción entre una noción conservadora de la enseñanza y el significado más progresista de la pedagogía crítica. La enseñanza para muchos conservadores a menudo es tratada simplemente como un conjunto de estrategias y habilidades para utilizar con el fin de enseñar la materia pre-especificado. En este contexto, la enseñanza se convierte en sinónimo de un método, técnica o la práctica de un entrenamiento en habilidades artesanales como. Por otra parte, la pedagogía crítica debe ser visto como un proyecto político y moral y no una técnica. La pedagogía es siempre política, ya que está conectado a la adquisición de la agencia. Como proyecto político, la pedagogía crítica ilumina la relación  entre el conocimiento, la autoridad y el poder. Se llama la atención sobre las cuestiones relativas a quien tiene control sobre las condiciones para la producción de conocimientos, valores y habilidades, y se enciende como el conocimiento, las identidades y la autoridad se construyen dentro de conjuntos particulares de relaciones sociales. Asimismo, llama la atención sobre el hecho de que la pedagogía es un intento deliberado por parte de los educadores para influir en cómo y qué conocimientos y subjetividades se producen dentro de conjuntos particulares de relaciones sociales. Éticamente, la pedagogía crítica subraya la importancia de entender lo que realmente sucede en las aulas y otros entornos educativos, planteando cuestiones relativas a lo que el conocimiento es de más valor, en qué dirección debe un deseo, y lo que significa saber algo. Lo más importante, toma en serio lo que significa entender la relación entre la forma en que aprendemos y cómo actuamos como agentes individuales y sociales, es decir, que se ocupa de enseñar a los alumnos no sólo a pensar, sino a luchar a brazo partido con sentido de responsabilidad individual y social, y lo que significa ser responsable de las acciones propias como parte de un intento más amplio para ser un ciudadano activo que puede ampliar y profundizar las posibilidades de la vida pública democrática . Por último, ¿cuál ha  de  ser reconocido es que la pedagogía crítica no se trata de un  a priori  que el simple método se puede aplicar independientemente del contexto. Es el resultado de luchas particulares y siempre está relacionado con la especificidad de los contextos particulares, estudiantes, comunidades, recursos disponibles, las historias que los estudiantes traen consigo a la sala de clase, y las diversas experiencias e identidades que habitan.
JMBT: Usted observa que la pedagogía crítica "... llama la atención sobre las cuestiones relativas a quien tiene control sobre las condiciones para la producción de conocimientos, valores y habilidades, y se ilumina como el conocimiento, las identidades y la autoridad se construyen dentro de conjuntos particulares de relaciones sociales" . ¿Quién, en realidad, tiene el control sobre la producción de conocimiento?
HG :   En el momento actual, es justo decir que el modo dominante de poder dar forma a lo que se considera conocimiento se inspira en lo que podríamos llamar el neoliberalismo o lo que se puede llamar sin restricciones capitalismo de libre mercado. El fundamentalismo de mercado que no sólo trivializa los valores democráticos y las preocupaciones públicas, pero también consagra un individualismo rabioso, una búsqueda global de ganancias, y un darwinismo social en el que la desgracia se ve como una debilidad y una hobbesiana "guerra de todos contra todos" reemplaza cualquier vestigio de responsabilidades compartidas o compasión por los demás. Los fundamentalistas del libre mercado ahora emprenden un ataque en toda regla en el contrato social, el estado de bienestar, cualquier noción del bien común, y esas esferas públicas aún no se definen por intereses comerciales. Dentro de la ideología neoliberal, el mercado se convierte en la plantilla de la organización del resto de la sociedad. Todo el mundo es ahora un cliente, y cada relación es finalmente juzgada en términos de rentabilidad. La libertad ya no es la igualdad, la justicia social o el bienestar público, sino la libertad del comercio de mercancías, del capital financiero y de las materias primas. La producción de conocimiento está en el centro de este régimen orientado al mercado. La producción de conocimiento en las escuelas de hoy es instrumental, privatizada, y en gran parte orientado a producir sujetos consumidores. Los maestros están poco cualificados, reducidos en gran medida a la enseñanza para la prueba. La cultura empresarial organiza las estructuras de gobierno de la educación, el conocimiento es visto como una mercancía, y los estudiantes son tratados reductivamente, como los consumidores y los trabajadores. El conocimiento es la nueva forma privilegiada de la capital y en nuestras escuelas está aumentando el conocimiento que viene bajo el control de las políticas establecidas por los ultra-ricos, los fundamentalistas religiosos, y de las principales élites corporativas.
JMBT: Su opinión sobre el desarrollo de un maestro real es muy interesante. ¿Puedes explicar con más detalle el significado de "Los maestros están poco cualificados"?
HG : Desde 1980, los teóricos de la educación del ala derecha y conservadores  han hecho hincapié en la práctica y la experiencia, tratando de destripar la naturaleza crítica de la teoría, la pedagogía y el conocimiento enseñado en los colegios de educación, así como en las escuelas públicas y en las aulas universitarias. En efecto, no es un intento de descalificar enseña mediante la eliminación de los asuntos relacionados con la concepción. A los maestros ya no se les pide que sean innovadores, pensar críticamente, o que sean creativos. Por el contrario, se han reducido a la guarda de los métodos, los ejecutores de una cultura de la auditoría, y se les priva de asumir la autonomía en sus aulas. Según los conservadores, los grandes maestros han cometido el pecads en las últimas décadas de centrarse demasiado en la teoría y no lo suficiente en la práctica clínica, y por "teoría" entienden lo que la pedagogía crítica y otras teorías dicen: instrumentos que permiten a los futuros profesores situar el conocimiento escolar,las prácticas y los modos de gobernanza dentro de amplios contextos históricos, sociales, culturales, económicos y políticos. Reducción de la pedagogía para la enseñanza a métodos e instrumentos de evaluación basados en datos indicadores de desempeño que supuestamente miden la capacidad escolar y sirven para mejorar el rendimiento de los estudiantes. En lugar de proporcionar los mejores medios para hacer frente a las "verdades difíciles acerca de la desigualdad de la economía política de América". Tal pedagogía produce la estafa de "culpar a las desigualdades en los individuos y grupos con puntajes bajos." 
Más importante aún, esta agenda tecnocrática también elimina la clase de las grandes fuerzas sociales, políticas y económicas, al tiempo que ofrece  de forma anti-intelectual y éticamente degradada, soluciones técnicas y de castigo a la escuela y a los problemas en el aula 
JMBT: Hay muchas críticas, que compartimos, de desarrollo profesional tecnocrático que no tiene en cuenta los procesos individuales de cada estudiante y la situación. Esto se extiende al pensamiento crítico, e incluye la educación como un derecho humano. Son textos escolares editados por empresas corporativas promover la disociación entre los maestros y la realidad de la sociedad?
HG : En las sociedades autoritarias, el control sobre la producción, distribución y circulación en general está en manos del gobierno, o lo que podríamos llamar los modos tradicionales de soberanía política. Pero en las sociedades neoliberales, la soberanía es a menudo en manos de las grandes corporaciones que ahora tienen poder sobre no sólo la producción de conocimientos, sino también a través de la implementación de políticas que pesan sobre asuntos de la vida y la muerte, vivir y sobrevivir. En EE.UU. las empresas tienen un gran impacto en lo que se publica, cómo se distribuye, y ejerce una enorme influencia sobre el tipo de conocimiento que es legitimado. Los conservadores y los fundamentalistas religiosos ejercen una enorme influencia sobre el texto que se distribuirá en las escuelas y tienen un significativo impacto en publicaciones corporativas, porque si esos textos son adoptados para uso en el aula, tendrán enormes beneficios .  Añádase a esto el empuje de las pruebas estandarizadas, los conocimientos estandarizados y  los textos normalizados.  Estas actitudes son también un ataque a la autonomía y la creatividad de los docentes. 
JMBT: En su opinión, la educación se ha devaluado en los medios masivos y la cultura capitalista?
HG : El papel de la educación democrática se ha devaluado a favor de una pedagogía de la mercantilización y la represión. Al mismo tiempo, la educación ha sido recalculada ideológica y estructuralmente. La fuerza educativa de la cultura más amplia es ahora el principal lugar donde se imparte la educación, lo que he llamado la pedagogía cultural-modos de educación en gran parte producidos en el espacio informal- circulan a través de una serie de ámbitos educativos que se extienden desde los medios de comunicación nuevos y viejos medios de difusión, a películas, periódicos, programas de televisión, televisión por cable, teléfonos celulares, Internet y otros sitios comerciales. Ideológicamente, el conocimiento, los valores, las identidades y las relaciones sociales producidas y legitimadas en estos sitios son impulsados ​​por los imperativos de la mercantilización, la privatización, el consumo y la desregulación . Está en juego aquí es la creación de un ser humano que ve a sí mismo como una mercancía, comprador, autónomo, y en gran parte libre de toda obligación social. Esto es un ser humano sin ética, sin preocupación por los demás, e indiferente al sufrimiento humano . Y la pedagogía que promueve estos valores y produce este tema es autoritaria e implacable en su producción de salvajes relaciones económicas, la cultura de la crueldad, y su deformación democráticos de los lazos sociales. Se podría decir que la cultura capitalista ha producido una cultura depredadora de control y crueldad que promueve formas extensas de sufrimiento y represión y lo hace cada vez más a través de aparatos culturales que promueven la violencia simbólica generalizada.

JMBT: Muchas gracias Henry.

3 comentarios:

  1. Buenas tardes. Soy Jose Maria Barroso, el autor de la entrevista, me gustaria ponerme en contacto con usted para un tema. Un saludo y felicitaciones por su blog. Muy educativo. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Se imagina uno que ese contacto tiene relación con la baja calidad de la traducción... es una pena, porque la entrevista es buena :-)

    ResponderEliminar
  3. A pesar de la deplorable traducción y redacción, las ideas aquí representadas (las que es posible rescatar del mal tratamiento del texto) son fundamentales para el futuro de nuestra especie.

    ResponderEliminar