miércoles, 17 de agosto de 2016

Maestros griegos en vacaciones preparan a niños refugiados para la escolarización



En un colegio del centro de Atenas un grupo de maestros voluntarios griegos aprovechan las vacaciones escolares para preparar a decenas de niños refugiados, que en su mayoría nunca han ido a la escuela por culpa de la guerra, para su integración en la vida escolar.

Cada mañana 130 niños vienen de los centros de acogida de la periferia y de hoteles habilitados para los refugiados para seguir cursos de griego, de inglés y algunas asignaturas básicas como las matemáticas.

Además de los cursos el programa incluye proyecciones de películas, visitas al Museo Arqueológico y al Museo Islámico de Atenas, encuentros con autores griegos de libros para niños y otras actividades culturales.

El programa ha sido concebido por la Red para los Derechos del Niño (DDP) con la participación de 30 maestros, cuatro intérpretes de farsi y de árabe, y otros seis voluntarios para tareas distintas.

"Esto es un verdadero reto", explica a Efe Myrsini Sorbá, presidenta de la DDP, quien añade que además de las cuatro clases en su lengua materna -árabe o farsi- los pequeños aprenden griego, "necesario para comunicarse aquí, e inglés, porque tienen la esperanza de irse a otro país".

En el aula donde se imparten las clases para las edades de seis y siete años, unos diez niños siguen las instrucciones de dos maestras en medio de una algarabía.

Preparan dos grandes pancartas en griego en las que se puede leer las palabras "amor" y "solidaridad", decoradas con corazones, flores y otros dibujos.

"Al comienzo todo era muy difícil. Nos comunicábamos principalmente con gestos", admite a Efe Pavlina, una de las maestras que participa en el programa desde hace dos semanas.

Los niños aprenden frases básicas para la comunicación en griego y a leer el alfabeto griego.

"Aprenden muy rápido y tienen mucha voluntad", destaca Nikoleta, su colega que imparte clases tres días por semana.

Ambas trabajaban voluntariamente en el centro de acogida de Elinikón, en el antiguo aeropuerto de Atenas, cuando fueron informadas de la existencia de este programa, y están muy contentas de haber podido participado en él.

Desde todas las clases salen gritos de alegría: "Solo cuando les enseñamos matemáticas están tranquilos, porque deben concentrarse y porque les gustan", explica Ioana, maestra en otra clase.

Sana, una egipcia que traduce a las maestras de la clase para niños árabes de seis y siete años, explica que a los pequeños "los cursos les encantan, no quieren que terminen".

"Un día vi a un niño que viene a diario desde un campamento de la periferia llegar media hora antes que el autobús que los trae regularmente. Me explicó que cuando se despertó pensó que el bus ya se había marchado y por eso emprendió la odisea en transporte público para no perderse las clases", dice Sorbá.

Isa y Sadaf, un niño y una niña afganos de 11 años, están alojados con sus familias en un hotel que un colectivo de solidaridad con los refugiados ha transformado en centro de acogida.

Sus maestras dicen que están entre los mejores. En cuatro semanas ha aprendido a reconocer perfectamente todas las letras del alfabeto griego y a entender bastantes palabras.

Isa, que además habla muy bien inglés para su edad, explica que ya ha ido a la escuela en Kabul y que vino a Grecia hace seis meses, con su familia, sus padres, sus dos hermanos y su hermana.

"Estoy segura de que muchos de estos niños, cuando entren en el programa escolar griego normal, estarán entre los mejores alumnos", destaca la maestra Ioana.

En el patio, grupos de alumnos preparan las danzas que presentarán en la fiesta del final del programa.

Hay de todo, desde breakdance hasta coreografías con ritmos tradicionales árabes.

Sorbá explica que en vista de que las candidaturas para participar en este programa, que se ha desarrollado durante todo el mes de julio, superó con creces el cupo máximo de los que podían participar, su organización ha decidido programar para agosto cursos similares, esta vez en los centros de acogida de Sjistó y de Elinikón.

El Ministerio de Educación, por su parte, ha anunciado que contratará a 800 maestros para impartir en el nuevo año escolar cursos de griego e inglés.

Yannis Chryssoverghis

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada