jueves, 30 de abril de 2015

HISTORIA DEL PRIMERO DE MAYO

No hay nadie más manipulable (controlable, domesticable, sumiso, acrítico) que el que quiere prescindir de la historia, que- pese a cómo nos han echo pensar los poderosos y los "vencedores"- es siempre historia de "los nadie". Una educación que corta las raíces con la solidaridad que debemos a las generaciones que nos precedieron, es una educación que nos entrega a "reproducir" una y otra vez, y con una soberbia injustificada, lo que deberíamos haber aprendido. El primero de Mayo nos deja la lección más importante del S. XX: cuando la solidaridad se organiza (y sólo es solidaridad cuando se comparte hasta lo necesario para vivir) tiene el poder de cambiar el curso de la historia. 

De aquí el empeño en hacernos pensar que somos seres sin raíces, sin deudas de gratitud, individuales, que debemos "emponderarnos" prescindiendo de los demás,... Sin estas lecciones, tan necesarias hoy en la que las situaciones de esclavitud y explotación fácilmente están como mínimo a la par de entonces, nuestra promoción educativa no dejará de estar al servicio de "nosotros mismos".


No hay comentarios:

Publicar un comentario